Translate

19 julio 2013

No te enfurezcas! (hadiz)

no te enfurezcas

Estamos en Ramadán, momento que todo creyente debe hacer introspección de su propio yo, de su ego, de sus acciones, analizar sus conductas, reencauzarlas y reeducarlas. 

El ayuno es parte de ese proceso. A través del mismo ponemos en práctica nuestra capacidad de auto-controlar nuestros apetitos, nuestras pasiones, como por ejemplo,  el de nuestro carácter y este hadiz, que me ha pasado mi amiga Karimah,  nos recuerda que no solo en Ramadán debemos controlarnos, sino en todo momento:

Relató Abu Hurairah —Dios esté complacido con él— que un hombre le dijo al Profeta —la paz y las bendiciones de Dios sean con él—: 
«Aconséjame».

Dijo:

«No te enfurezcas».

El hombre Insistió varias veces.

Dijo:

«No te enfurezcas».

(Lo transmitió alBujari)

EXPLICACIÓN:

A la luz de varios relatos, sabemos que quien preguntó no era uno sino que fueron varios que hicieron la misma pregunta y estos fueron: Ibn 'Umar, Abu AdDardá y Harizah, la pregunta de los
tres fue una petición de consejo como hemos visto en el Hadiz.
El Mensajero de Dios —la paz y las bendiciones de Dios sean con él— conocía bien a sus compañeros y les dio el consejo que les convenía a cada uno, pues el consejo del Profeta —la paz y
las bendiciones de Dios sean con él— es un impulso que hace aferrarse a sus seguidores al camino recto y caminar en él hacia Dios.

Este consejo les fue dado para evitar en ellos el Ghadab (enfurecimiento, enfado) pues es un signo de mal carácter para el musulmán que le impide razonar y reflexionar, le vuelve ciego y le pone a la merced de Satanás.
En cierta ocasión el Profeta —la paz y las bendiciones de Dios sean con él— dijo:

«Fuerte no es aquel que lucha a brazo partido, sino el que se controla a sí mismo cuando está enfadado».

Cuando el musulmán se enfada, si está de pie tiene que sentarse, si el enfado no se le pasa, tiene que tumbarse, si el enfado no se le pasa aún, tiene que hacer la ablución, porque el enfurecimiento
es de Satanás y Satanás fue creado de fuego y el fuego se apaga con agua.

El Islam pide del musulmán que permanezca sereno y que tome ejemplo del Profeta —la paz y las bendiciones de Dios sean con él— que cuando los incrédulos le pegaban, le arrojaban basura, le
tiraban piedras y le golpeaban la boca hasta romperle algunos de sus dientes, le echaban de Meca, su ciudad, etc., tenía paciencia, y cuando, finalmente, Dios le dio la victoria y los caudillos de los
incrédulos, fueron sus prisioneros en la caída de Meca y estuvieron ante él, les preguntó: ¿Qué pensáis que haré con vosotros? Le dijeron: El bien. porque tú eres un hermano noble. El Mensajero
de Dios —la paz y las bendiciones de Dios sean con él— les respondió: Marchaos, sois libres. Esta es la cualidad de los Profetas y debe ser la cualidad de toda la gente.


Fuente: 
Luz del Islam
Pagina Facebook Conociendo el Islam y los Musulmanes
Imagen: gsslatino.com.mx

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mis artículos en otros sites