Translate

26 mayo 2013

La oración como forma de conectarse con Dios

orar a Dios
La oración como forma de conectarse con Dios.
Como seres creyentes de un Ser superior del cual dependemos como guia de vida,  como dador de vida, necesitamos de mantener un contacto con el Eterno, tanto para agradecer, para pedir, para adorar, alabar  y para reforzar nuestros lazos espirituales.

A través de los libros sagrados, tenemos muchas oraciones, que los profetas anteriores han dejado plasmado para las generaciones venideras.
Según sus circunstancias, sus vivencias, tenemos ejemplos que utilizamos a menudo para orar.


judios rezando
Grupo de judíos rezando

Por ejemplo en el Tanaj o Antiguo Testamento un buen ejemplo de alabanzas, de súplicas y de agradecimientos lo encontramos en  los Salmos o Tehilim  que en hebreo significa himnos o alabanzas y tradicionalmente se acompañaba de un instrumento a cuerda ( el psalterion, de ahí la palabra "salterio") y se recitaban cantando.
Se le reconoce como su autor a David, por su mención en 73 salmos hebreos.

Salmo 143:

Salmo de David.
Señor, escucha mi oración;
pon atención a mi súplica.
¡Respóndeme, pues tú eres justo y fiel!
 No llames a cuentas a tu siervo,
porque ante ti nadie es inocente.
Mis enemigos me persiguen,
me han aplastado contra el suelo;
me obligan a vivir en la oscuridad,
como los que han muerto hace tiempo.
Me encuentro totalmente angustiado;
turbado tengo el corazón.
Me acuerdo de tiempos anteriores
y pienso en todo lo que has hecho.
Hacia ti tiendo las manos,
sediento de ti, cual tierra seca.
Señor, ¡respóndeme pronto,
pues ya se me acaba el aliento!
No me niegues tu ayuda,
porque entonces seré como los muertos.
Por la mañana hazme saber tu amor,
porque en ti he puesto mi confianza.
Hazme saber cuál debe ser mi conducta,
porque a ti dirijo mis anhelos.
Líbrame, Señor, de mis enemigos,
porque en ti busco refugio.
 Enséñame a hacer tu voluntad,
porque tú eres mi Dios.
¡Que tu buen espíritu me lleve
por un camino recto!
Por tu nombre, Señor, ¡hazme vivir!
Porque eres justo, ¡sácame de la angustia!
Porque eres fiel, ¡destruye a mis enemigos!
¡destruye a todos mis enemigos, pues yo soy tu siervo!

En el Nuevo Testamento  o Escritos Cristianos la oración  más conocida y mas cercana es el Padre Nuestro,    que Jesús dejó como ejemplo para acercarse a Dios y no repetir como hacían las religiones paganas que repiten  oraciones sin sentirlas sin profundidad.  Esta oración resume en pocas palabras, la alabanza, la súplica, el perdón y el agradecimiento a Dios.

‘Padre nuestroj que estás en el cielo,
santificado sea tu nombre.
Venga tu reino.
Hágase tu voluntad en la tierra
así como se hace en el cielo.
Danos hoy el pan que necesitamos
Perdónanos nuestras ofensas
como también nosotros perdonamos
a quienes nos han ofendido.
Y no nos expongas a la tentación,
sino líbranos del maligno.
En el Sagrado Corán también encontramos oraciones de pedido, suplica y alabanzas. De hecho, la oración es uno de los 5 pilares del Islam, el Salat y según la tradición de Hadices como la de  Abu Huraira que relata que "El Profeta dijo Por lo primero que se le pedirá cuentas al hombre en el Día de la Resurrección será por su Oración. Si cumplió con ella todas sus demás obras serán aceptadas, pero si lo descuidó sus buenas acciones habrán sido en vano”.

De alguna manera, insta al creyente a no abandonar esta práctica, para su propio beneficio espiritual y mantener presente siempre a Allah (Dios, Hashem recordemos que es el mismo Ser Supremo para todos, solo cambia la forma en que lo denominemos según las diferentes culturas) en cada acción, en cada pensamiento.
musulmanes rezando
La oración en el Islam

En el Islam contempla ciertas ritualidades que ya ahondaremos próximamente, como las 5 oraciones diarias, la purificación, que se permite y que no y los tipos de oraciones, voluntarias y obligatorias.
En los países de mayoria musulmana, el muecín (persona que llama a la oración desde el alminar de las mezquitas) con su voz, en forma melodiosa, llama  puntualmente 5 veces al día a los fieles a la oración, que se harán en las respectivas mezquitas o en su casa o lugar donde puedan hacerla sin ser interrumpidos ni molestados.
Luego de todo esto, la primera oración por mandato del Profeta Muhammad es Al Fatiha:

En el nombre de Dios el compasivo el misericordioso. Las alabanzas a Dios, Señor de los mundos El Compasivo, E1 Misericordioso. Rey del día de la resurrección. Solo a Ti te adoramos, solo en Ti buscamos ayuda. Guíanos por el camino recto. El camino de los que has favorecido, y no el camino de aquellos quien reciben Tu enojo, ni tampoco como aquellos que se han extraviados.
Pero mas allá de las oraciones escritas, muchas veces de forma improvisada por una necesidad muy puntual, nos gusta "hablar" con el Eterno, descargar nuestra angustia o lo contrario, expresar nuestro agradecimiento por una circunstancia favorable en ese momento.
Y ya no utilizamos las oraciones escritas en los libros sagrados, sino, lo que nos sale del corazón. Podemos mezclar palabras de nuestras oraciones diarias, pero son diferentes, como también, cantos de alabanza mientras nos sentimos felices, contentos, o tristes. 
Las considero muy especiales ya que son mas profundas, mas íntimas, es la estrecha relación de uno con el Creador, y en ese instante se produce esa conexión espiritual de alta calidad, no desmereciendo las otras, sino que quien habla ahí, es tu corazón y no tu mente, como cuando recitamos las oraciones escritas. Es una sensación muy especial que solo quien lo hace, lo puede entender.

 Y tu, tienes alguna oración  en particular para alguna ocasión especial que hayas creado tu mismo? Te animarías a compartirla para servir de inspiración a otros que lo necesiten?


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mis artículos en otros sites