Translate

18 abril 2013

Al César....¿lo que es del César?

pagar impuestos
imagen de Catholic.net

Cuando llegamos a una situación económica desesperante y haciendo malabarismos, para poder darle de comer a nuestros hijos, para pagar nuestros servicios, seguramente en la gran mayoría de los casos ya vencidos, uno se pone a la defensiva y se pregunta si le corresponde pagar los impuestos ya que primero están los suyos y luego el estado.

Para empezar, debemos tomar conciencia de que un país, no puede ofrecer sus servicios, como médicos, policías, maestros, funcionarios municipales, mejoras en infraestructuras, etc. si no perciben ingresos por parte de la ciudadanía. Y ello, bien administrado, lo recalco porque también es parte esencial del tema en cuestión, debe contribuir a un estado de bienestar, gracias al aporte de todos.

Pero estamos en esta situación de, o doy de comer a mis hijos o pago  impuestos.
Es cierto que ya no estamos en épocas de los romanos, o época feudal donde te tiraban la puerta abajo, te echaban de tu casa  o te esclavizaban y quedabas a merced de Dios. Aunque las formas han cambiado, a la larga, no estamos muy alejados de estas consecuencias. Embargos de sueldos, de cuentas, de bienes con sus consiguientes pérdida,  inhabilitación para ejercer algún tipo de actividad, retención de pensiones, etc. O sea,  quedas totalmente fuera del sistema. Un paria.

Recuerdo a mis padres, que donde yo vivía, venía la boleta de la contribución, con dos fechas de vencimiento, por si se te pasaba una, tenias la siguiente con un recargo, por supuesto. Pues ellos, dejaban de comprar lo que fuera necesario para pagar puntualmente en el primer vencimiento, era todo un agobio. Yo no entendí eso de porque no comprarme los pantalones ahora, y pagar ya los impuestos, si tienes 20 días mas para pagarlo. Pero es cierto que me decían, "y  si  hoy tengo el dinero y no es imprescindible los pantalones,  prefiero pagarlo hoy por si en la próxima fecha por cualquier imprevisto, no pueda pagarlo" Deber al estado es complicarte la vida y es un problema menos".

Creo que los de nuestra generación, muchos, no digo que todos, hemos vivido con otro tipo de mentalidad. Se nos ha metido hasta por las orejas el consumismo urgente, y en muchos casos, la mentalidad de nuestros abuelos, ya es cosa del pasado. Preferimos comprarnos los pantalones ahora, creyendo que es necesario YA MISMO, y no esperar al mes siguiente, Y desdeñamos el impuesto a pagar al estado, para solventar un capricho particular, que repito, en la gran mayoría de los casos, NO ES URGENTE.


Que consecuencias tenemos? pues que pagamos recargos o en caso de dejar de pagarlos, luego vienen los embargos en cuenta, si no actuamos con rapidez y nos acercamos al organismo estatal correspondiente para solventar el pago de alguna manera viable.

Cuantas veces se ha dicho, bah! que le den, me voy a tomar unas tapitas y ya veré como pagaré nuestros impuestos? Y luego, tenemos un gran dolor de cabeza, solo por disfrutar esa tapital. Que si, que seguramente lo tienes mas que merecido.  Pero te has endeudado con tus obligaciones. A tener en cuenta esto, reclamamos siempre nuestros derechos, pero somos reticentes para cumplir con nuestras obligaciones.

Por supuesto, que estoy hablando de cuando tu situación no esta tan grave como para decidir si comes o pagas. Estará tu conciencia de que sabes que realmente no puedes. Y llegado el caso de tu imposibilidad, comprometerte como buen creyente y amante de tu prójimo (piensa que todos contribuimos para una sociedad mejor, para que un país o comunidad funcione y por tanto nos beneficiamos todos, tus hijos, tus padres, tus vecinos, tus parientes, y tus conciudadanos) que en el momento que tu situación cambie, ponte en contacto con el ente recaudador y busca una forma viable de pago para ponerte al día. Es de buen creyente.

Aquí algunas citas de los libros sagrados  al respecto que nos demuestran cual es la actitud correcta:

Mateo 22: 17-21

"Dinos, pues, qué te parece: ¿Es lícito dar tributo a César, o no? Pero Jesús conociendo la malicia de ellos, les dijo: ¿Por qué me tentáis, hipócritas? Mostradme la moneda del tributo, y ellos le presentaron un denario. Entonces les dijo: ¿De quién es esta imagen, y la inscripción? Le dijeron: De César. Y les dijo: Dad, pues, a César lo que es de César, y a Dios lo que es de Dios".


Romanos 13:7


"Dad a cada uno lo que le corresponde. A quien debáis pagar contribuciones, pagádselas; a quien debáis pagar impuestos, pagádselos; a quien debáis respeto, respetadlo; a quien debáis estimación, estimadlo. No tengáis deudas con nadie, aparte de la deuda de amor que tenéis unos con otros, pues el que ama a su prójimo ya ha cumplido todo lo que la ley ordena. 

 Los mandamientos dicen: “No cometas adulterio, no mates, no robes, no codicies”;pero estos y los demás mandamientos quedan comprendidos en estas palabras: “Ama a tu prójimo como a ti mismo.” El que tiene amor no hace daño al prójimo; así que en el amor se cumple perfectamente la ley.En todo esto tened en cuenta el tiempo en que vivimos: que ya es hora de despertarnos del sueño. Porque nuestra salvación está ahora más cerca que al principio, cuando creímos en el mensaje"

En el caso del judaísmo, Dios al revelar las mitzvots, o mandamientos al pueblo judío, y éste al guiarse socialmente, penalmente, económicamente,  a través de estos  mandamientos religiosos, lograban el funcionamiento de una sociedad, basada en lo que llamamos "teocracia",  establece la contribución del diezmo, cuya finalidad era cubrir ciertas necesidades sociales. El diezmo podría ser  en dinero, o bien,  las primicias  de sus cosechas y ganado.  Había 2 tipos de diezmos, el anual y el trienal. El anual era dedicado al Templo y su mantenimiento. El diezmo trienal era con fines de protección social, para los levitas, que no habían recibido heredad alguna entre los israelitas, para la viuda, el huérfano y el extranjero. 


Deuteronomio 14: 22-29





Cada año, sin falta, apartaréis la décima parte de todo el grano que cosechéis.
 De esa décima parte de trigo, de vino y de aceite, y de las primeras crías de vuestras vacas y ovejas, comeréis delante del Señor vuestro Dios en el lugar que él escoja como residencia de su nombre, para que aprendáis a reverenciar siempre al Señor.
Y si el Señor os bendice, pero vosotros tenéis que hacer un largo viaje para llevar esa décima parte porque vivís muy lejos del lugar que el Señor ha escogido para poner allí su nombre,
entonces venderéis esa décima parte, y el dinero de la venta lo llevaréis al lugar que el Señor haya escogido.
Con ese dinero compraréis allí lo que creáis más conveniente: bueyes, ovejas, vino o cualquier licor; en fin, lo que queráis, y lo comeréis allí, delante del Señor vuestro Dios, y haréis fiesta junto con vuestras familias.
“No desamparéis nunca a los levitas que vivan en vuestra población, ya que a ellos no les ha tocado tener su propia tierra como a vosotros.
 “Cada tres años apartaréis la décima parte de vuestra cosecha del año y la almacenaréis en vuestra ciudad,
 para que cuando vengan los levitas, a quienes no les ha tocado tener su propia tierra, o los extranjeros que viven entre vosotros, o los huérfanos y las viudas, puedan comer hasta quedar satisfechos. Así el Señor vuestro Dios os bendecirá en todo lo que hagáis.


Deuteronomio 26:12-15



 “Cuando llegue el tercer año, que es cuando se da la décima parte de todo, y cuando ya hayas apartado la décima parte de todos tus frutos y se la hayas dado a los levitas y a los extranjeros que viven en tu país, y a los huérfanos y las viudas, para que puedan comer en tus poblaciones todo lo que quieran,

 declararás ante el Señor tu Dios:
‘Ya he apartado de mi casa la parte de la cosecha que debe ser consagrada, y la he repartido entre los levitas y extranjeros que viven en nuestro país, y entre los huérfanos y las viudas, cumpliendo todo lo que tú me mandaste y sin desobedecer ni olvidar ninguno de tus mandamientos."


En el Islam tenemos el zakat o azaque en castellano, es una limosna anual, que se calcula sobre las ganancias obtenidas de todo el año, que se da a los mas necesitados. Es un mandato que se realiza después del Ramadán, es uno de los 5 pilares del Islam,  por lo tanto es la norma básica de todo musulmán, ser caritativo y cumplir con aquellos que mas lo necesitan.

Sura 9, aya 60:

"Las ofrendas dadas por Al-lâh son sólo para los pobres, los necesitados, los que se ocupan de ellas, aquellos cuyos corazones deben ser reconciliados, para la liberación de seres humanos de la esclavitud, para aquellos que están agobiados por deudas, por la causa de Al-lâh y el viajero: es una prescripción de Al-lâh, y Al-lâh es omnisciente, sabio”.


Rescato un extracto de la explicación del zakat en la pagina arabespañol.org que me parece muy interesante y muy espiritual.


"Al dar el Zakât devolvemos algo de lo que Su generosidad (Allah) a puesto en nuestras manos, lo devolvemos al mundo del cual lo hemos tomado como parte necesaria según las leyes lícitas del intercambio. Es algo necesario para el libre gozo de lo que hemos logrado, sabedores de que toda posesión es pasajera, que no hay nada esencial que nos vincule a los bienes materiales, por muy apegados que estemos a ellos. Es por ello que se nos habla de una “purificación de nuestros bienes” (Corán 19; 55), y en esta dirección hemos querido definir el Zakât como la conciencia de que nada de lo que tenemos es realmente nuestro."

Con todo ello quiero concluir, que es una obligación no solo divina, sino también moral porque otros dependen de nuestro aporte y porque nosotros mismos, también nos veremos favorecidos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mis artículos en otros sites